Destruir ecosistemas sale muy caro, advierten legisladores internacionales

Escrito por: -

Bosque deforestado en Nigeria, primer plano de un arbol cortado y bosque al fondoSólo políticas drásticas pueden detener la actual destrucción de los recursos naturales, que son limitados y cuestan mucho dinero. Es lo que reclaman a los gobiernos legisladores de todo el mundo en una primera sesión informativa mantenida en Nairobi.

En un intento desesperado por hacer llegar su mensaje a los gobiernos, la nueva Comisión sobre el uso y el cambio del suelo y los ecosistemas, creada por la Organización Mundial de Legisladores (GLOBE), se ha reunido en Nairobi para dar a conocer su mensaje de socorro.

Durante el encuentro han sido claros. Más, imposible. Peligra el capital natural del mundo, imprescindible para la vida: la degradación de los ecosistemas se ha convertido en un problema tan urgente como el calentamiento global o la crisis económica. Y traducir los daños a pérdidas económicas es su fórmula mágica para hacerse oir. Hay que hacer políticas y leyes que tengan en cuenta el valor económico de la conservación de los ecosistemas, reclaman los legisladores del GLOBE.

Quizás hablar sólo de dinero no sea la mejor manera de difundir valores medioambientales, pero la situación es límite. Advierten que está en juego la calidad de vida de futuras generaciones: ya sólo importa lograr políticas públicas eficaces que detengan el uso irresponsable de los recursos naturales, como la sobre pesca o la deforestación. El acuerdo firmado en la Conferencia sobre Océanos del Mundo del pasado mes de mayo fue un loable intento de lucha contra la pesca excesiva e ilegal.

El precio que pagamos por la sobre pesca es de 50.000 millones de dólares y, en general, las pérdidas se sitúan entre los 2 y los 5 billones de dólares cada año.

Dando bienes y servicios necesarios para la vida sobre la Tierra, los ecosistemas generan prosperidad. Por ejemplo, son los responsables de la generación de lluvias, la prevención de inundaciones, la regulación del suelo, el almacenamiento de carbono y el sumisnistro de aire y agua limpios.

Entre las ambiciosas medidas propuestas por GLOBE está la creación de una Red Mundial de Áreas Marinas Protegidas, una prohibición a nivel mundial sobre el comercio de madera ilegal y un mecanismo de pago para asegurar que los bosques sean protegidos.

Vía | www.voanews.com
Fotografía | Foreign and Commonwealth Office

Vota este artículo:
Ningún voto ¡Sé el primero!