La crisis dispara el abandono de animales en Alemania

Escrito por: -

Perro sachicha en un parque

Para muchos alemanes, sufrir los peores momentos de la crisis junto a sus queridas mascotas es un lujo inalcanzable. Tan es así, que este año decenas de miles pasarán su primer invierno hacinadas en los refugios germanos. Las cifras son estremecedoras: según la Asociación Alemana para el Bienestar Animal, “ya se han abandonado 70.000 animales más de lo habitual, en 7 de cada 10 casos por motivos económicos”. Otros animales ni siquiera son llevados a las protectoras, directamente se les abre la puerta.

Por lo visto, este otoño no sólo las hojas abandonarán las ramas de los árboles. Las asociaciones germanas que velan por los derechos de los animales temen por las decenas de miles de perros, gatos, caballos y animales exóticos que están siendo y serán abandonadas los próximos meses en los refugios de toda Alemania, en una conmovedora muestra de cómo está golpeando la crisis económica a esta nación amante de los animales.

La crisis no perdona. La falta de dinero está empujando a los alemanes a tirar a sus animales, sobre todo a los perros, que son el 85% de las entregas en los albergues. Y las perspectivas no son buenas pues, agotados los sistemas de protección de empleo, se espera un invierno muy duro.

Un crudo panorama ante el que los refugios intentan reaccionar echando mano de todo lo que pueden, como donaciones de alimentos para mascotas. Pero ya advierten que sus fuerzas y sus recursos se están agotando y piden ayudas al gobierno. Desde la Asociación Alemana para el Bienestar Animal se ha exigido al gobierno una inyección de 15 millones de € para las 519 protectoras alemanas, hasta ahora financiadas con donaciones privadas. Y, de no recibir ayuda se amenaza con “tener que descargar a los animales frente a los ayuntamientos, porque muchas protectoras estamos al borde de la quiebra”, según su presidente, Wolfgang Apel.

En palabras de Mario Tünte, portavoz de la asociación:

Hacemos frente a una doble carga por causa de la crisis financiera: más gente está entregando mascotas y las donaciones han bajado. Así, nuestros albergues están a punto de reventar, no hay dinero para ampliarlos, y no tenemos el personal suficiente para su cuidado. Además, suelen abandonar más a los animales más viejos y enfermos, porque cuestan más que cuidar.

La mayoría de personas dejan a sus mascotas como su último recurso, porque los animales pueden ser un gran apoyo en los momentos de soledad o de crisis, razón por la que nos están llegando desnutridos. Si usted es viejo o ha perdido su trabajo, su perro puede ser un puente hacia el mundo exterior, pues él siempre va a correr hacia usted con su alegre movimiento de cola, no importa cómo esté vestido o el poco dinero que tenga. (Traducción libre)

Incluso Animal Home Berlin (PERI), la protectora más grande de Europa, con 15.000 socios, está pasando malos momentos. Marcel Gading, gestor de la asociación:

Estamos muy preocupados por nuestros perros, tenemos espacio para 180, pero hemos de ocuparnos de 270. Y perjudicar al animal no es una opción. Somos una sociedad de protección de los animales, no vamos a matarlos. La situación es desesperada, y no sólo para nosotros. Muchas personas que acuden a nosotros tras haber gastado su último euro a cuidar de su mascota. Es un desastre cuando tienen que decir adiós a su compañero de cuatro patas. Hemos tenido casos donde los propietarios entregan a sus animales de compañía con una caja de sus juguetes y acaba de estallar en lágrimas. Se ven en un callejón sin salida: el costo de un perro se estima en 900 a 1.200 euros al año, contando impuestos, alimentos y veterinario. Si usted pierde su trabajo, a menudo es imposible seguir cuidándolo. (Traducción libre)

Vía | www.thenational.ae
Fotografía | erix!

Vota este artículo:
4.00 en 5.00 Basado en 1 votos.