Remedios naturales contra olores indeseables

Escrito por: -

Dos j�³venes se tapan la nariz con su propia ropa

Es algo que pasa hasta en las mejores casas. ¿A quién no le ha ocurrido encontrarse con un desafortunado olor en su hogar, que no desaparece por más que abramos ventanas o limpiemos? Para casos como éstos, EcologiaBlog te propone unas cuantas soluciones naturales.

Olor que el agua clara no elimina, olor que necesita de un tratamiento verde. El objetivo es acabar con ellos sin enmascararlos. Ejemplos hay muchos, como ese olor que se incrusta en el cubo de la basura, algo que se nos ha quemado o aromas no muy agradables que vienen del baño o de la caja de arena de nuestras mascotas.

La idea es no superponer fragancias sintéticas y optar por soluciones no tóxicas y naturales. A ser posible, además intentar soluciones con productos baratos o que ya tenemos en casa. Por supuesto, primero hay que intentar ventilar y limpiar, pero si resulta insuficiente, es que llegó el momento de abrir nuestro botiquín natural de primeros auxilios:

Además de tener otros usos, como en el jardín, en los acuarios o incluso como reductoras de los gases invernadero, las rocas volcánicas poseen gran capacidad de absorber olores. Lo ideal es cubrir el fondo del cubo de la basura con gravilla de este material, y también debajo de la caja de arena para gatos.

Otra opción es poner granos de café junto a los lugares que deseemos. Para que no se acaben perdiendo, una idea es hacer una bolsita y colocarla en un lugar seco para que absorba los olores y deje un delicado aroma a café.

Si queremos dejar impecable y desodorizada una nevera, una inmejorable opción verde es pasarle un pañito mojado en una disolución de bicarbonato de sodio y agua tibia.

Y, por supuesto, una opción es el carbón vegetal, muy eficaz en la absorción de olores. Si tienes chimenea o eres aficionado a las barbacoas, puedes utilizar tu propio carbón, o comprar alguno de los muchos tipos que se comercializan. Su uso es tan simple como colocarlo en lugares estratégicos.

Y, por supuesto, imposible olvidarnos del vinagre. Pulverizado con agua, sustituye perfectamente a los productos absorbeolores que venden en el mercado. Es eficaz tanto apliado en forma de nube en el aire, como en lugares concretos. Cuando el olor a vinagre haya desaparecido, por evaporación, es ideal volver a rociar una nube de agua a la que habremos añadido unas gotitas de agua de rosas o aceite esencial. En un dormitorio, por ejemplo, el Ylang-Ylang sería una buena opción.

Vía | www.re-nest.com
Fotografía | Drab Makio

Vota este artículo:
Ningún voto ¡Sé el primero!