Países con territorio antártico impondrán mayores controles a los barcos que navegan por la región

Escrito por: -

Barco en el oc�©ano ant�¡rtico

Los países que administran la Antártida podrían pronto imponer un nuevo código de control muy estricto sobre el número de barcos que navegan por los océanos del sur, así como sobre la cantidad de pasajeros que transportan, y el tipo y cantidad de combustible que utilizan. El objetivo es reducir el número de buques que transportan turistas a la región, a través de exigencias como que los cascos de todos los buques tengan reforzamiento para resistir el hielo y que no utilicen combustible pesado.

En una reunión en la capital de Nueva Zelanda, Wellington, un grupo conformado por expertos comisionados por los países signatarios del Tratado Antártico -la principal herramienta para la gestión del continente- y por la Organización Marítima Internacional, está discutiendo planes para imponer un código obligatorio, un Código Polar, para controlar a todos los barcos que navegan por la región.

El código establecerá normas para el diseño de una amplia gama de equipos de seguridad para los barcos, sus operaciones y la formación de la tripulación para la navegación por el hielo, medidas necesarias para limitar los accidentes en la región, donde las tormentas de aguanieve, las nieblas y los fuertes vientos representan un gran peligro para los barcos. Un derrame de combustible u otro tipo de accidente en la región tiene un impacto negativo inmediato sobre la vida animal autóctona.

El casi terminado Code Polar se espera que entre en vigor en el 2013. Una vez aprobado, se ha de aplicar de forma voluntaria hasta que sea ratificado como tratado y se convierta en reglas jurídicamente vinculante. En marzo, la Organización Marítima Internacional y el departamento de navegación de las Naciones Unidas, esperan ratificar la prohibición del transporte o uso de petróleo pesado en la Antártida. Está resolución entraría en vigor en el 2011.

El tráfico de gente curiosa por conocer estas tierras inhóspitas crece vertiginosamente cada año. El número de turistas anuales han aumentado de unos 10.000 hace una década a 45.000 el año pasado. Los turistas pueden pagar entre $ 3.000 y $ 24,000 por un viaje de dos semanas. Algunos viajan en buques que puede transportar hasta 3.000 pasajeros, que funcionan con muchas toneladas de combustible pesado, productos químicos y generan suficiente basura como para contaminar toda la región.

Vía | www.independent.co.uk
Fotografía | Winky

Vota este artículo:
Ningún voto ¡Sé el primero!