¿Fraude en la aplicación del Protocolo de Kyoto?

Escrito por: -

Campaña Oxfam NoCO2mnet

Las críticas a los mecanismos de desarrollo limpio (MDL) – o CDM en sus siglas inglesas, para ver la web oficial clicka este link – señalan que puede haber fraude en su aplicación, y que los países desarrollados están comprando derechos de contaminación financiando proyectos en terceros países que realmente no contribuyen a reducir emisiones de CO2. El dinero cambia de manos pero no se ha generado ningún beneficio ambiental.

Ya hemos hablado antes de las críticas a este sistema previsto en el Protocolo de Kyoto, según el cual empresas y países desarrollados con objetivos de reducción de emisiones podían cumplir estas obligaciones pagando proyectos de energías renovables o eficiencia energética en países subdesarrollados, y obteniendo “certificados verdes” a cambio, con los que pueden demostrar el cumplimiento de requisitos. La argumentación detrás de este mecanismo era la eficiencia económica. Reducir emisiones en Europa es muy caro, invirtiendo menos dinero en otros países se puede obtener el mismo efecto. Hasta aquí la teoría es muy bonita. Veamos la práctica.

China tiene 763 proyectos de centrales hidroeléctricas en la lista de espera para recibir dinero de los MDL, y cada día mes añade 24 más. No sólo tienen un gran impacto sobre los ecosistemas locales si no que además provocan el desplazamiento forzoso de poblaciones rurales o los núcleos urbanos. Y por si fuera poco, las cuentas respecto al carbono no están nada claras. Sigue leyendo para ver por qué.

Comercio de emisionesEstos proyectos tienen que justificar la cantidad de emisiones que sustituyen, y debe haber algún tipo de empresa que certifique los cálculos, que investigue y vea si el proyecto necesita los fondos para realizarse y cuál es el verdadero potencial de reducción de gases de efecto invernadero. Alguna empresa que comprará los certificados verdes va a emitir esa polución de más, así que más nos vale asegurarnos que esa reducción se materializa en algún otro sitio. El dinero proveniente de los MDL tiene que usarse para hacer posibles actuaciones adicionales, no para incrementar los márgenes de beneficio de los promotores de proyectos que ya estaban previstos y que se harán igualmente, haya o no haya dinero de Occidente.

China lleva desde el principio de los 90s añadiendo 7,7GW al año de centrales hidroeléctricas a su sistema eléctrico, ya lo hacía antes de que empezaran a aplicarse estos MDL. Y así sigue haciéndolo, lo único que ahora recibe dinero de empresas y países occidentales y les da a cambio certificados verdes. Es un negocio lucrativo, con montones de consultorías y empresas dedicadas a crear estos tratos. ¿Qué ha ganado el planeta? Nada, hemos perdido, alguien en occidente ha seguido emitiendo lo mismo o más, mientras que nadie ha hecho nada adicional para reducir esa cantidad de contaminación.

El problema es que nadie parece estar haciendo ese trabajo de supervisión, y en el mismo cesto están colando los proyectos útiles para la lucha contra el cambio climático y los pelotazos que algunos pegan. La ONU está desbordada, no tiene la infraestructura suficiente para gestionar el programa, y las entidades de certificación externas no son todo lo objetivas que deberían ser. Prueba de ello es que la importante empresa noruega DNV ha sido descalificada para certificar este tipo de proyectos por prácticas fraudulentas.

Aquí tenemos otro ejemplo de cómo las políticas de combate del cambio climático pueden ser totalmente inhabilitadas por la mentalidad de roba-mientras-puedas que tienen algunas empresas.

Vía | green.yahoo.com
Fotografía | net_effekt
Fotografía | Ben Heine

Vota este artículo:
Ningún voto ¡Sé el primero!  
 
 

© 2004-2014 Blogo.it, algunos contenidos registrados bajo licencia Creative Commons.
Para más información sobre oportunidades publicitarias y proyectos especiales en Blogo por favor, contacte con el equipo comerical de Populis International Ltd.

Blogo es una marca afiliada a Blogo.it. Oficina registrada Tribunale di Milano n. 487/06, P. IVA 04699900967.