Reservas internacionales de cielo oscuro: remansos sin luz artificial para poder ver las estrellas

Escrito por: -

cielo estrellado

El Hierro, isla en la que parece haber habido una erupción submarina que los científicos niegan y las autoridades confirman, debe ser un buen lugar para ver las estrellas. Poco poblada y declarada Reserva de la Biósfera, el alumbrado público debe estar correctamente limitado a los núcleos urbanos, dejando amplios espacio oscuros desde los que poder observar las estrellas sin ser molestado por resplandores artificiales.

En la mayoría de las ciudades de los llamados países desarrollados no es que haya poco alumbrado público, es que está mal ubicado y es de mala calidad. Hace falta que sea mejor, pero no que sea más. A nivel de la calle parece que los faroles se alumbran sólo a sí mismos, pero en la distancia las ciudades parecen naves nodrizas anaranjadas emergiendo de la tierra. Las estrellas quedan absolutamente opacadas.

Lo tienen bastante difícil observatorios y aficionados a la astronomía que viven cerca de las grandes urbes por culpa de esta contaminación lumínica. La desesperación llevó a algunos a agruparse en la International Dark-Sky Association (IDSA), que desde hace 22 años se dedica a promover el uso de la luz artificial sólo cuando y donde hace falta, y a salvaguardar algunos sitios para la oscuridad. Estos sitios son denominados International Dark-Sky Reserves, o reservas de cielos oscuros.

El Parque Nacional Exmoor, en la costa oeste de Inglaterra, acaba de convertirse en el segundo lugar del planeta que recibe este estatus. De ser respetado, éste evitará que se abuse del alumbrado en las adyacencias del parque, desde el cual puede verse claramente la Vía Láctea gracias a la oscuridad.

La primera reserva de cielo oscuro fue Mont Megantic, en Quebec, Canadá, en la cima del cual se encuentra el Observatoire du Mont Mégantic. Para poder recibir el reconocimiento, un lugar debe cumplir con la definición establecida por la IDSA:

una tierra pública o privada que posee una calidad excepcional o distinguida de noches estrelladas y un medio ambiente nocturno que está específicamente protegido por su misión patrimonial, cultural, científica, natural, educativa, y / o de disfrute público de una zona periférica de gran tamaño. (Traducción propia)

La influencia negativa del exceso de luz artificial está muy extendida. Alessandro Barghini, consultor internacional en planeamiento energético y doctor en ecología, ha advertido que el exceso de luces urbanas y farolas pueden estar cobrándose la vida de los organismos que dependen de la oscuridad de la noche, entre ellos las luciérnagas. Los científicos también han descubierto que los murciélagos de bosque detestan tanto la luz que emiten las farolas de las calles, que no salen en busca de alimento para evitarla.

Vía | www.telegraph.co.uk
Fotografía | bumeister

Vota este artículo:
Ningún voto ¡Sé el primero!  
 
 

© 2004-2014 Blogo.it, algunos contenidos registrados bajo licencia Creative Commons.
Para más información sobre oportunidades publicitarias y proyectos especiales en Blogo por favor, contacte con el equipo comerical de Populis International Ltd.

Blogo es una marca afiliada a Blogo.it. Oficina registrada Tribunale di Milano n. 487/06, P. IVA 04699900967.