Trofeos hechos con materiales reciclados

Escrito por: -

trofeos

Trofeos hechos con plástico reciclado. Eso recibieron los ganadores de la carrera de Fórmula 1 en Interlagos, Brasil, en 2011. Durante los tres días que duró el evento automovilístico, la compañía química brasileña Braskem recogió las tapas de las botellas de plástico desechables y, en un laboratorio ubicado en las instalaciones del circuito, las procesó y convirtió en los trofeos que recibieron los ganadores.

Estas, claro, son palabras mayores. Es posible hacer trofeos con materiales reciclados sin necesidad de procesar esos materiales. La clave está en la flexibilidad –no han de quedar perfectos- y en la creatividad. A continuación, os damos las instrucciones para hacer un trofeo muy sencillo. Necesitaréis un vaso desechable, que será la base del trofeo, así que debe ser lo suficientemente suave como para poder abrir un agujero en él, pero lo suficientemente fuerte como para sostener la copa. También una botella de refresco, vacía y limpia, de uno o dos litros, según cuán grande queráis que sea la copa. Por último, necesitaréis un bolígrafo, una tijera, cuatro trocitos de alambre delgado o alambre recubierto del que se usa para atar las bolsas de bocadillos, y pintura.

En el fondo del vaso, en el centro, marcad la boca de rosca de la botella de refresco. Con la tijera, siguiendo ese trazo, abrid un agujero en el fondo del vaso. La boca de rosca de la botella debería entrar en su totalidad por ese agujero. Con la botella en horizontal, cortadla en dos. El lado que tiene la boca será la copa, mientras que el lado que tiene el fondo os servirá para cortar de él dos tiras de plástico de unos dos centímetros de ancho. Estas tiras serán las asas de la copa.

Introducid la rosca de la botella a través del agujero que habéis abierto en el fondo del vaso, de forma que la rosca quede dentro del vaso. Enroscad la tapa. Cuando pongáis el vaso al revés sobre la mesa, debería quedar la botella bien erguida y ajustada. En el lado izquierdo de la botella, abrid dos agujeros alineados verticalmente, uno a la altura de la mitad de la botella y otro casi en el borde. Repetid lo mismo en el lado derecho.

Tomad una de las tiras de plástico que habéis cortado. Abrid un agujero casi en el borde y otro a la altura de la mitad. Repetid lo mismo en la otra tira. Ahora, pasando los trozos de alambre a través de los agujeros, uniréis una tira de plástico a cada lado de la botella, procurando que se curven y adopten la forma de un asa. Para que ello suceda, debéis contrariar la curvatura que la tira tiende a tomar. El extremo inferior de la tira se rizará. Esto dará un toque estético a la copa. Finalmente, pintadla del color que queráis.

Vía | www.themethodcase.com
Vía | www.taringa.net
Fotografía | loop_oh

Vota este artículo:
Ningún voto ¡Sé el primero!