Balance del impacto social positivo de la eólica española

Escrito por: -

Aerogenerador en paisaje rural con vacasLa crisis financiera no parece afectar el sector eólico en España, a juzgar por las buenas noticias que nos dan desde la Asociación Empresarial Eólica que les representa.

El panorama del sector al cerrar el año no es de crisis, desde luego, y nos muestra una industria creciente que contribuye a la economía mucho más de lo que recibe en forma de primas tarifarias, una acusación frecuente que se demuestra incorrecta en el estudio económico elaborado por la consultora Deloitte que Asociación Empresarial Eólica acaba de presentar.

El balance es elocuente. Para los que no manejamos mucho dinero y no entendemos las cifras con más de 3 dígitos, basta con fijarse en algunos datos cualitativos de bulto para hacerse a la idea.

La industria eólica española, a fecha del estudio:

  • Produce más exportaciones que el sector vinícola. Hora de ir cambiando tópicos.
  • Ha generado 37.730 puestos de empleo directos e indirectos, con una proyección de 55.912 empleos para el 2012. Empleo de calidad, con altos grados de formación, y muy repartido por el territorio.
  • Ha ahorrado la emisión de 18 millones de toneladas de CO2 a la atmósfera. Por tener la perspectiva correcta, hay que decir que este ahorro equivale a aproximadamente 16 días promedio de emisiones en España…pero bienvenido por poco que sea.

Los planes de crecimiento en el sector siguen en pie. Los aerogeneradores aquí producidos o diseñados van a parar a mercados con una gran demanda como USA, China, Francia e Italia - entre otros. Además, los planes para ampliar la potencia eólica instalada en el sistema eléctrico peninsular, recogidos en el plan de energías renovables 2005-2010 apuntan a 20.000MW, con aproximadamente 15.000MW instalados a finales del 2007. La visión del sector es llegar a los 40.000MW en el 2020. Una ayuda visual: la potencia nominal media de los aerogeneradores instalados en España hasta la fecha es de 1,6MW aproximadamente, y los modelos disponibles comercialmente en el mercado actual para instalación en tierra firme van a topes de 3MW, pero los fabricantes prosiguen en el desarrollo de unidades mayores. Más órdenes de magnitud: una central nuclear típica tiene 1.000MW de potencia nominal, pero en el tiempo en que se construye una (estamos hablando de 10+ años) se pueden instalar como mínimo 40.000MW de eólica, a rigor de los ritmos de instalación que se han visto últimamente en España y que se quedan ridículos al lado de las tasas de crecimiento en USA o China. Claro que siempre se puede discutir si la potencia añadida por la eólica a la red es firme en la misma medida que las centrales convencionales, porque el viento no siempre sopla igual y la producción de los aerogeneradores varía…esa es una discusión interesante.

A la vista del impacto positivo para la economía y el medio ambiente que el balance presenta, no se me ocurre ninguna razón para que estos objetivos tuvieran que ser revisados, si no para aumentarlos y canalizar mejor el impacto positivo en el territorio y el tejido social…pero ésa también es otra historia. No son molinos, Sancho…¡son gigantes!

Vía │ www.aeeolica.es

Vota este artículo:
Ningún voto ¡Sé el primero!