Todos los artículos con tag emisiones de co2

Reforestar no solucionaría el cambio climático

publicado el Ana

Zona boscosa deforestado

Fortalecer el pulmón del planeta o, lo que es lo mismo, plantar y requeteplantar árboles hasta la saciedad, no resolvería el problema del cambio climático, según afirma un estudio publicado en la revista Nature Geoscience.

¿Y por qué no ayudaría lo suficiente? Si bien los bosques son sumideros de carbono de gran importancia, los proyectos de reforestación sólo ayudarían débilmente a combatir el cambio climático, y esto por varias razones. Una de las principales es que se precisan décadas para que los bosques maduren lo necesario como para captar el CO2 de la atmósfera.

Tras desarrollar cinco modelos de reforestación durante 50 años (de 2011 a 2060), el estudio llegó a la triste conclusión de que una reforestación del 50 por ciento de las tierras cultivadas sólo detendría la subida de la temperatura de 0,25º C. Incluso si se reforestaran todas las tierras cultivadas del mundo, ni siquiera ello bastaría para reducir el calentamiento global en 0,45º C en el periodo 2081-2100.

Continúa leyendo: Reforestar no solucionaría el cambio climático

Un proyecto para crear biocombustibles en Kenia destruirá extensos bosques

publicado el Ana

Plantas reciben los rayos del sol

Bien está promover la energía limpia, pero la cosa se complica cuando se va hacer a costa de limpiar bosques enteros y emitiendo más CO2 del que se ahorra, tal y como pretende un polémico proyecto de creación de biocombustibles en Kenia.

El objetivo es loable: crear biocombustibles a partir de una planta, la jatropha (capaz de crecer en terrenos áridos y polucionados), pero el modus operandi ya no lo es tanto. ¿Cuál es el problema? Aunque su plantación se ha extendido en todo el mundo como materia prima de un biocombustible que es alternativa más sostenible y barata que el petróleo, su cultivo también puede disparar los gases de efecto invernadero.

En concreto, este proyecto keniata, que se llevará a cabo en la región forestal de Kakatcha, cerca del la costa del Océano Índico, está siendo cuestionado por su impacto ecológico pues llevarlo a cabo supondría más emisiones de CO2 que no hacerlo, denuncian varios grupos ambientalistas.

Continúa leyendo: Un proyecto para crear biocombustibles en Kenia destruirá extensos bosques

Exposición de carteles Diseñadores por la Tierra en la COP16

publicado el Ana

Uno de los carteles de la exposición de la COP16

Más allá de discusiones, debates, negociaciones y demás bla, bla, bla, la Cumbre climática de Cancún sirve de escaparate para la reivindicación sin palabras. Es a través de la imagen, de su poder como idioma directísimo y universal, como decenas de artistas de todo el mundo expresan el peligro de no frenar el cambio climático.

Los carteles se exponen en el marco de la Bienal Internacional del Cartel en México 2010, una muestra organizada por el gobierno de este país y el Programa para el Medio Ambiente (PNUMA), acogida por la Villa del Cambio Climático, y forma parte de los actos de la COP16, celebrada en Cancún desde el 29 de noviembre, y hasta próximo día 10 de diciembre.

La exposición lleva por título Diseñadores por la Tierra y, según sus organizadores, está dedicada a la reflexión sobre la relación que guarda el hombre con su medio ambiente.

Bienal Internacional del Cartel en México 2010
Bienal Internacional del Cartel en México 2010Bienal Internacional del Cartel en México 2010Bienal Internacional del Cartel en México 2010Bienal Internacional del Cartel en México 2010Bienal Internacional del Cartel en México 2010Bienal Internacional del Cartel en México 2010Bienal Internacional del Cartel en México 2010Bienal Internacional del Cartel en México 2010Bienal Internacional del Cartel en México 2010

Continúa leyendo: Exposición de carteles Diseñadores por la Tierra en la COP16

Las energías renovables pueden dar 8,5 millones de puestos de trabajo

publicado el Ana

Portada del libro titulado Revolucion energética, por una energía mundial sostenibleEcológico y productivo. Así de redondo es el negocio de las energías renovables que, según Greenpeace, podría crear millones de puestos de trabajo dentro de dos décadas.

El empleo verde es una interesante apuesta que hace florecer la salud del planeta y también la de las cuentas corrientes. Lo asegura el informe titulado Revolución Energética: una perspectiva energética mundial sostenible, según el cual cerca de 8,5 millones de personas podrían trabajar en el sector de las energías renovables en 2030, claro está, si el sector crece lo suficiente.

El informe ha sido elaborado por la ong y el Consejo Europeo de la Energía Renovable (EREC), y en él se explica de forma práctica cómo reducir emisiones de CO2 mientras se logra el crecimiento económico.

Continúa leyendo: Las energías renovables pueden dar 8,5 millones de puestos de trabajo

Verdades incómodas sobre bosques, cambio climático y reforestación

publicado el Valjean

Reforestando
Interesante artículo de opinión del biólogo Josep M. Palau, que a su vez se hace eco de una conferencia de Carles Garcia, investigador del CREAF y profesor de ecología de la Universidad de Barcelona, acerca de los bosques como mitigadores del cambio climático. Mucho se ha hablado sobre el tema pero no siempre con el rigor necesario. Revisemos pues algunos tópicos y aclaremos algunas medias verdades que circulan por ahí.

Los bosques se presentan habitualmente como sumideros naturales de CO2, es decir, que absorben este gas de efecto invernadero causante del cambio climático. Lo cual es verdad, pero no toda la verdad, ya que se pasa por alto el ciclo completo de la vegetación, con sus procesos respiratorios y la descomposición de la materia orgánica (que libera el CO2 capturado).

Veamos un ejemplo ilustrativo y aparentemente paradójico: por distintos que puedan parecer, resulta que el balance neto de fijación o absorción de carbono de los bosques mediterráneos y de la selva amazónica son muy parecidos. En cambio, la taiga de coníferas típica de los bosques boreales presenta un balance de fijación neta más positivo que los tropicales. ¿Por qué? Porque las bajas temperaturas reducen la descomposición de la materia orgánica y la liberación del CO2 acumulado durante años.

Continúa leyendo: Verdades incómodas sobre bosques, cambio climático y reforestación

Emisiones globales de CO2 aumentaron 2% en 2008 a pesar de recesión

publicado el Valjean

Sin comentarios...
A pesar de la recesión económica global, 2008 vio cómo las emisiones globales de CO2 aumentaron un 2%. Gran parte de este incremento, se debe a China. Pero buena parte de tales emisiones se deben a las importaciones occidentales de productos provenientes de los países emergentes. Es lo que se desprende de un estudio de Corinne Le Quere, de la Universidad de East Anglia, que ha sido publicado hoy en Nature Geoscience.

De seguir esta tendencia, resultará absolutamente imposible que el planeta se caliente más allá de los 2°C, el límite para que el cambio climático no tome direcciones imprevisibles y peligrosas. Según algunas estimaciones, estamos en la senda de un incremento de hasta 6°C, lo cual sería absolutamente catastrófico.

Entre 2007 y 2008 las emisiones mundiales de CO2 se incrementaron en 671 millones de toneladas, siendo China responsable de tres cuartas partes de este aumento (en una tendencia muy similar a los que se viene observando desde el año 2000). La media de esta última década ha sido de 3,6% de incremento anual. Para el presente año 2009, los científicos estiman una caída del 3% debido a la fuerte crisis financiera mundial.

Continúa leyendo: Emisiones globales de CO2 aumentaron 2% en 2008 a pesar de recesión

El lignito de las minas del estado de Victoria (Australia) enciende la polémica

publicado el Henrio

Valle de Latrobe (Australia)
Hasta ahora el lignito había ocupado un puesto secundario entre los recursos minerales por tratarse de un tipo de carbón (de un reconocible color pardo) con un alto grado de humedad, bastante inflamable y un bajo rendimiento energético. Su papel quedaba reducido al de consumo interno en aquellas zonas donde abundaba pues sus características desalentaban a cualquiera a la hora de convertirlo en producto para la exportación. Pero la crisis energética y los adelantos técnicos como el secado o la gasificación han logrado que el hasta ahora relegado lignito se convierta en un negocio rentable por su potencial como combustible o fertilizante.

Los defensores de esta versión dos punto cero del lignito aseguran que con los nuevos tratamientos a los que es sometido su grado de humedad se reduce considerablemente así como sus emisiones de CO2 al quemarse, que disminuyen en una tercera parte. Todas estas novedades han hecho que las minas del estado de Victoria (sureste de Australia) cobren una nueva dimensión. Por lo pronto, los expertos calculan que con el lignito localizado hasta la fecha la región tiene, con su nivel de consumo actual, para cinco siglos. Y, aún así, hay trece mil millones de toneladas disponibles para otros usos. Así que lo que antes era un simple dato geológico ahora se ha convertido en una oportunidad de negocio demasiado suculenta como para dejarla pasar.

La mayor parte de estos millones de toneladas potencialmente disponibles para la exportación se concentran en valle de Latrobe, tal y como recoge el documento interno que maneja el gobernador del estado de Victoria y que los medios australianos se han encargado de hacer público calificándolo de “secreto sucio”. El documento reconoce que la apuesta por la exportación de lignito disparará las preocupaciones de la comunidad pues supone multiplicar los gases de efecto invernadero en comparación con el gas o el carbón. El gobernador Brumby ha respondido a las críticas con un argumento simplista: “No veo ninguna razón por la que no se pueda exportar lignito, Australia exporta petróleo, gas, carbón y uranio, ¿por qué este caso es distinto?”.

Continúa leyendo: El lignito de las minas del estado de Victoria (Australia) enciende la polémica

El Programa Camiones Limpios cambia el aspecto de las carreteras californianas

publicado el Henrio

Camión Starling
La fascinación por la estética de los camioneros que recorren las interminables rutas que cruzan tierras norteamericanas inspiró a Sabino Méndez -compositor de los éxitos de Loquillo y uno de sus Trogloditas- a la hora de componer Yo para ser Feliz quiero un Camión, canción pegadiza que aún pervive en la memoria de muchos (entre los que me cuento). Pero la vida del camionero ha cambiado desde los años ochenta o, al menos, su montura. Y uno de los responsables de ese cambio es The Clean Trucks Program, una iniciativa que apuesta de forma decidida por los camiones limpios –lo de limpios es por comparación con los antiguos- que se ha puesto en marcha en el estado de California.

El programa combina palos (en forma de impuestos a los camiones más antiguos y contaminantes) con zanahorias, es decir, subvenciones a la compra de camiones respetuosos con el medio ambiente. Estas medidas han logrado que un buen puñado de transportistas den el paso y cinco mil quinientos camiones concebidos con los nuevos planteamientos sustituyan a otros tantos en las carreteras californianas. Los primeros resultados no se han hecho esperar y los puertos –lugar de carga y descarga de mercancías por carretera- del Estado han reducido sus emisiones de CO2 en casi un setenta por ciento. Uno de los más importante, el de Los Ángeles, prevé que en el año 2012 habrá reducido sus emisiones en más de tres cuartas partes, dos años antes de lo previsto por el plan.

Cuando el programa entró en vigor en otoño de 2008, se prohibieron de inmediato los camiones fabricados antes de 1989, medida que afectó a unos dos mil camiones (aproximadamente el diez por ciento de la flota californiana). Y el círculo se sigue estrechando: Los camiones adquiridos antes de 1993 estarán prohibidos a partir de enero de 2010 y será en 2012 cuando todos los construidos antes de 1997 quedarán desterrados de las carreteras. El acoso y derribo al transporte contaminante continúa: Desde febrero de 2009 se cobra en los puertos de carga unos treinta euros por cada contenedor a los propietarios de camiones diesel construidos antes de 2007. El dinero recaudado es destinado a un fondo que premia a las compañías que logran sus objetivos medioambientales, algo así como Robin Hood pero institucionalizado.

Continúa leyendo: El Programa Camiones Limpios cambia el aspecto de las carreteras californianas

El aeropuerto de San Francisco propone el Pasaporte Climático a sus pasajeros

publicado el Henrio

Aeropuerto de San Francisco (entrada)
Si fuera una medida de obligado cumplimiento (como las vilipendiadas ecotasas), la opinión pública echaría pestes. Pero como se trata de una decisión voluntaria e individual pues puede que tenga éxito y se extienda a otros aeropuertos. Me refiero al Pasaporte Climático, una iniciativa realmente interesante que permite a cada viajero compensar el impacto medioambiental que supone el viaje en avión que se disponen a realizar. Ya digo, puede que se convierta en un saludable hábito mientras uno espera la salida de su vuelo y ya ha recorrido todas las tiendas duty free.

El Aeropuerto de San Francisco (Estados Unidos) ha sido el pionero en la puesta en marcha de este proyecto. Tres stand situados en la zona de salidas calculan el daño medioambiental del vuelo que vas a realizar y te da la posibilidad de enmendarlo (que no impedirlo) a base de dólares. Pero, ¿a dónde va el dinero donado? Las autoridades de la ciudad garantizan que los proyectos a los que va destinado obtienen resultados reales, cuantificables y permanentes en la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero. Suena convincente, pero conozcamos algunos de sus destinos.

Los fondos que se recauden este septiembre irán destinados al proyecto de conservación que se desarrolla en los bosques del Condado de Mendocino (California). Se trata de una zona que sufrió talas indiscriminadas y ahora se está luchando por reimplantar robles y abetos. Es decir, misión cumplida: Hábitats nativos restaurados y protegidos y dióxido de carbono absorbido. Otro ejemplo, la Fundación del Carbono de San Francisco, que contribuye a desarrollar proyectos de reducción de emisiones de CO2 en la ciudad, recibirá dinero para poner en marcha la primera gasolinera del Estado que suministra biodiesel.

Aeropuerto de San Francisco
Aeropuerto de San Francisco (entrada)Aeropuerto de San Francisco (interior)Campaña Climate PassportZona de ruido del Aeropuerto de San Francisco

Continúa leyendo: El aeropuerto de San Francisco propone el Pasaporte Climático a sus pasajeros

Cien esculturas de hielo anuncian la cuenta atrás hacia la Cumbre del calentamiento global

publicado el Henrio

Templo de la Tierra de Beijing (I)
¿Cómo? ¿Aún no sabes qué es COP15? ¿Crees que se trata de una nueva serie policíaca? ¿De un fármaco? ¿Las iniciales y dorsal de un futbolista al estilo CR9? No será porque no hemos tratado el tema en este blog. Pues se trata de la cumbre sobre el calentamiento global y el cambio climático que se celebrará en Copenhague (Dinamarca). La gente de Greenpeace está empeñada en que hasta el último humano esté al tanto de una cumbre en la que nos jugamos mucho. Así que, si de llamar la atención con ingenio se trata, nada como plantar cien esculturas de hielo que representen a niños y niñas.

Vamos por partes. Son figuras de niños porque simbolizan el futuro, son un centenar porque esos son los días que faltan para el comienzo de la Cumbre y Beijing ha sido la ciudad elegida porque Greenpeace prevé que, si nada cambia, millones de asiáticos se enfrentarán a una situación angustiosa pues la desaparición de los glaciares del Himalaya amenaza el abastecimiento de agua a quienes viven en sus cuencas. Todos los detalles han sido cuidados al extremo: Las esculturas han sido instaladas en el Templo de la Tierra, que era donde los emperadores chinos oraban por el bienestar del planeta y rogaban por buenas cosechas; Y el agua con la que han sido esculpidas fue recogida en ríos tan emblemáticos como son el Ganjes, el Amarillo y el Yangtze.

Pero el sol de Beijing no tiene clemencia y las esculturas comienzan a derretirse, un efecto previsto por los responsables de Greenpeace que quieren mostrar qué sucederá a las próximas generaciones si no se toman decisiones hoy mismo (y se cumplen) en torno al cambio climático. Naciones Unidas ya ha escrito su carta a los Magos de Oriente –en este caso, a las potencias- pidiendo que el dos por ciento de su P.I.B. se destine a ayudar a los más estados más pobres a limitar sus emisiones de CO2, un empeño que necesita de fuertes inversiones (adaptación tecnológica, desarrollo e implantación de energías alternativas, programas de disminución de los efectos del cambio climático).

Esculturas de hielo de Greenpeace en el Templo de la Tierra de Beijing
Templo de la Tierra de Beijing (I)Templo de la Tierra de Beijing (II)Templo de la Tierra de Beijing (III)Templo de la Tierra de Beijing (IV)

Continúa leyendo: Cien esculturas de hielo anuncian la cuenta atrás hacia la Cumbre del calentamiento global